www.encontrandotrabajo.com
Valencia (España)
info@encontrandotrabajo.com

Tipos de entrevista de trabajo

      Una vez establecido que la finalidad de una entrevista de trabajo es la de elegir a la persona más adecuada, bien para entrar por primera vez en una organización, bien para ascender o cambiar de puesto de trabajo o cargo, se debe tener en cuenta que es una técnica de trabajo para los seleccionadores que está siendo cada vez más utilizada.

      En concreto, el proceso de la entrevista de selección se centra sobre la información obtenida tanto por la lectura detenida de la carta de presentación, el historial profesional o c.v. y por el análisis de los resultados obtenidos en las pruebas técnicas y psicológicas.

       La finalidad, es la de elegir la persona o personas más adecuadas para un puesto de trabajo ofertado.

      Podemos clasificar los tipos de entrevista en función de una gran variedad de factores.

      Para simplificar vamos a dividirlas en, individuales (con uno único entrevistador) y colectivas (con varios entrevistadores).

      Dentro de estos tipos, las entrevistas pueden variar por el enfoque dado por los entrevistadores.

      El más corriente, en la mayoría de procesos de selección es participar en una entrevista directa o estándar, generalmente mantiene unas preguntas similares siguiendo un orden preestablecido que aplicará la todas las personas que alcancen esta fase en el proceso de selección.

     En este esquema el entrevistador o entrevistadores pretenden hacerse una idea de diferentes aspectos que confirmen o no sus expectativas iniciales a la hora de convocarlo.

     Otro tipo de entrevista más libre o no dirigida, es como una charla más informal.

     En este caso el entrevistador no tiene un esquema previo, ni preguntas concretas, son de un tipo más abstracto y parece que se improvisa sobre la marcha en función de las respuestas recibidas.

    El entrevistador se puede limitar a hacer sugerencias o proponer temas desconcertantes para los entrevistados; realmente lo que pretende es fijarse en la soltura de los candidatos en situaciones no esperadas. En resumen en la personalidad.

    En este tipo se deben evitar las dudas y las contradicciones.

    Por último, hay que referirse a las entrevistas de choque o de tensión, en este tipo el entrevistador pretende poner al entrevistado a prueba,  y quiere evaluar las respuestas emitidas en situaciones muy adversas, para observar el comportamiento, en cuanto a la paciencia, discreción y seguridad en sí incluso. El autocontrol pode ser un factor crucial para el desarrollo del puesto de trabajo.

    Para conseguirlo, el entrevistador tratará de criticarnos, inducirnos al error o ridiculizarnos, como por ejemplo rebatiendo lo que dice el candidato, destacando los puntos débiles del currículo o una posible deficiencia en los conocimientos. En este tipo de entrevista la clave está en no discutir con el entrevistador, se debe actuar con diplomacia, matizando los comentarios adversos o los juicios de valor con cortesía, con un tono de voz claro y moderado y lo más importante es evitar los nervios, o tomar los comentarios como ofensas personales.

      Pero, en muchos casos, las entrevistas no son de un tipo completamente definido y pueden seguir un esquema mixto, en este tipo de entrevistas el entrevistador combina distintos tipos, en una parte las preguntas son fijas mientras en otro momento son improvisadas e incluso se pueden incluir preguntas de choque.

a) Entrevista laboral o de selección desde el punto de vista del seleccionador.

     Cuando se habla de selección, se está haciendo referencia a la necesidad de “elegir”, en este caso a un candidato, para que ocupe un puesto determinado siendo requisito necesario que posea conocimientos, habilidades y actitudes específicas relacionadas con el puesto de trabajo.

      Generalmente, un candidato ideal no es frecuente, por lo que aunque no se reúnan todas las características deseables, ningún candidato debe desanimarse i alguno de los requisitos del puesto de trabajo deseado no lo cumple, ya que se elige a la persona que mejor se adapta al patrón buscado, nadie es perfecto.

      De este modo, con la entrevista de selección se trata de realizar una evaluación de las características físicas y psíquicas del candidato, su trayectoria profesional y personal y sus competencias personales. El proceso seguido por los seleccionadores es:

1. Analizar las características del puesto de trabajo (tareas, responsabilidades, horarios, etc) y las características del candidato ideal (titulación académica, experiencia, aptitudes, actitudes, etc): que los resultados del análisis se podrá elaborar el perfil del candidato ideal y, en base a dicho perfil, iniciar el reclutamiento para proceder a la selección.

2. Recopilar información inicial sobre el candidato: la finalidad es tener datos objetivos sobre el perfil de la persona que va a entrevistada (carta de presentación, c.v., pruebas psicotécnicas). Una vez analizada la trayectoria personal y profesional del candidato (empresas donde trabajó, puestos ocupados, tareas y responsabilidades desempeñadas, sueldos percibidos y motivos de su cambio de empresa y/o trabajo), decidirá si el candidato es preseleccionado para una entrevista.

3. Confirmar sí la información recopilada es fiable: precisa explorar sobre los aspectos que considere más importantes para el desempeño del puesto, aclarando dudas o aspectos no referidos en la documentación que tiene del candidato. Evaluación aspectos personales como la motivación del candidato y el posible ajuste en el equipo de trabajo en el que se espera que se incorpore.

4. Aportar información sobre el puesto de trabajo para el cual se selecciona, las personas con las que tendrá que colaborar, las normas y costumbres de la organización y los beneficios que podrá obtener: esta información se aporta en el transcurso de la entrevista para que el candidato con los datos proporcionados pueda evaluar en profundidad, su interés por el puesto.

Una vez exploradas todas estas áreas el entrevistador debe estar en disposición de saber cuál de los candidatos entrevistados se ajusta más al puesto ofertado y si lo proponen como nuevo trabajador de la entidad o tiene que reiniciar de nuevo la fase inicial del proceso de selección.

B) Entrevista laboral o de selección desde el punto de vista del entrevistado

      Desde el punto de vista de los entrevistados el objetivo es ser el candidato elegido para desarrollar el puesto de trabajo ofertado. Pero para conseguirlo es necesario ajustarse a los requisitos demandados: conocimientos, habilidades y actitudes específicas relacionadas con el puesto de trabajo.

     Un momento tan decisivo en un proceso de selección no pode improvisarse, por lo que es fundamental prepararla.

     La preparación se inicia cuándo se toma la decisión de hacer un autoanálisis según las características personales, habilidades y conocimientos profesionales para conocer cuál es el objetivo profesional (el puesto de trabajo que se desea obtener), y tener claro lo qué se podría aportar a dicho puesto para inclinar a su favor la decisión de la contratación.

     Una vez realizado el trabajo de introspección, se debería de continuar con los siguientes pasos directamente orientados hacia una oferta real de trabajo que se ajuste a las características del candidato.

     Actuaciones en las distintas fases antes de la entrevista:

1. “recopilación de información”: información sobre la empresa (en el caso de desconocerla, buscar información por sector de referencia lo por características que figuren en el anuncio) y sobre el puesto de trabajo vacante.

2. “recopilación de documentación”: el texto del anuncio y la carta y el c.v. remitidos con anterioridad a la empresa seleccionadora. También se debe tener preparada la documentación acreditativa (titulaciones, posibles referencias de experiencias anteriores, etc.).

3. “empalizar (ponerse en el lugar del seleccionador)”: pensar en el tipo de preguntas que pueden hacer, tanto por las características de la empresa y del puesto, cómo de los datos aportados en la carta de presentación y el c.v. (posteriormente se adjuntará una batería de preguntas más habituales).

4. “ejercitar”: intentar ensayar las respuestas, hablar en voz alta sobre uno incluso, grabarlo para detectar cuales pueden ser las carencias que no percibimos.

     Una vez alcanzado el objetivo de obtener una entrevista, en la presentación se debe cuidar el aspecto que se va a transmitir. La apariencia física debe ser coherente que el puesto solicitado, evitando características llamativas como los complementos, ropa, peinados, o perfumes exagerados.

     Como resumen de este apartado se observa que no existe un único tipo de entrevista, pasamos ahora a resumir las fases en las que habitualmente se divide una entrevista de trabajo estándar.

FUENTE : https://fpgft.gal/pdf/la-entrevista-de-trabajo-castellano.pdf     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *