www.encontrandotrabajo.com
Valencia (España)
info@encontrandotrabajo.com

Cálculo de las cotizaciones a la seguridad social de la nómina

 

La obligación de cotizar tiene por objeto el ingreso de las cuotas en la Seguridad Social. Estas se calculan mediante la aplicación a una cantidad, denominada base de cotización, de unos porcentajes fijados anualmente por el Gobierno, llamados tipos de cotización.

BASE DE COTIZACIÓN X TIPO DE COTIZACIÓN =  CUOTA A INGRESAR

1. BASE DE COTIZACIÓN:

Está constituida por la totalidad de las percepciones económicas, en dinero o en especie, recibidas por el/a trabajador/a, ya retribuyan el trabajo efectivo o los periodos de descanso computables como de trabajo. En el Régimen General las bases de cotización se determinan en función de las retribuciones del/a trabajador/a, con unos límites que son las bases máximas y mínimas.

 La base de cotización, por tanto, está constituida por la retribución mensual que por cualquier concepto salarial perciba el/a trabajador/a, más la prorrata de las pagas extraordinarias que a dicho mes corresponda, con independencia de la periodicidad de su percepción.

  • EJEMPLO: Calcular el prorrateo mensual de las pagas extraordinarias de Lola Flores Pérez, teniendo en cuenta que tiene un salario base de 1200.-€ mensuales, y derecho a dos pagas extras del salario base de cada una de ellas.

Prorrateo mensual = (1200 x 2)/12 = 200.-€/mes

Las horas extraordinarias únicamente son computables en la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, desempleo, formación profesional y Fogasa.

Aclarar que: NO TODAS LAS PERCEPCIONES ECONÓMICAS QUE RECIBE EL/A TRABAJADOR/A DE UNA EMPRESA ESTÁN SUJETAS A COTIZACIÓN.

Hay que tener en cuenta dos circunstancias: –

 El establecimiento de límites mínimos y máximos en las bases de cotización.

 – Y la exclusión total o parcial de algunas percepciones salariales, bien porque retribuyan conceptos extrasalariales (indemnizaciones por traslados, suspensiones, despidos y ceses, percepciones por matrimonio, indemnizaciones por fallecimiento o mejoras voluntarias en las prestaciones que otorga la  Seguridad Social), los cuales están excluidos de la base de cotización, o bien, porque dichas prestaciones salariales compensen gastos relacionados con el trabajo (dietas, gastos de locomoción etc.), que estarán supeditadas a la regulación del IRPF, de manera que el exceso sobre los límites señalados en el mismo se computarán en la base de cotización, excluyéndose, por tanto, una cantidad predeterminada.

 La valoración económica de la retribución en especie se efectúa conforme a los criterios establecidos en la LIRPF para estas retribuciones (los criterios de valoración los tenéis en los apuntes que os di sobre salario en especie).

QUEBRANTO DE MONEDA:

El quebranto de moneda es un plus extrasalarial que reciben algunos trabajadores cuando dentro de sus funciones laborales se encuentra las operaciones con dinero en metálico, habitualmente el cobro a clientes. No lo cobran todos los trabajadores, sino sólo cuando venga establecido en el convenio colectivo o se acuerda en el contrato de trabajo.

 Tiene como objetivo compensar los riesgos y perjuicios derivados de la realización de operaciones con dinero, como pueden ser, entre otros, los errores en cobros y pagos o las pérdidas involuntarias.

Este plus tiene como contraprestación la posibilidad del empresario de descontar del quebranto de moneda los descuadres de caja, siempre y cuando dicho descuadre se haya producido en la caja responsable del trabajador.

 Desde el 22/12/2013, el importe recibido por este concepto cotiza a la Seguridad Social y tributa a los efectos del IRPF. Por tanto, estas cantidades se incluyen en la base de cotización.

DESGASTE DE ÚTILES, HERRAMIENTAS Y ADQUISICIÓN DE ROPA DE TRABAJO:

Lo habitual es que el empresario facilite al trabajador los utensilios y herramientas necesarios para el desempeño de su trabajo, pero, si en ocasiones son utilizados medios pertenecientes al trabajador, esta retribución indemnizará al mismo por el deterioro que se produzca de éstos.

 El empresario en muchas ocasiones, consecuencia de la aplicación del convenio colectivo o contrato individual, viene obligado a facilitar a los trabajadores la ropa de trabajo o el abono de un plus de vestuario. Estas cantidades se incluyen en la base de cotización ya que son considerados complementos salariales a todos los efectos. Cotizan y tributan íntegramente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *